1. Contar con una residencia de retiro, que sea autosustentable, a través de un gimnasio para rehabilitación a pacientes externos y donde se pueda dar alojamiento a los pacientes que así lo necesiten o requieran y en donde puedan contar con las terapias integrales, con objeto de tener la mejor calidad de vida posible.
2. Buscar que el paciente que vive con la enfermedad de Parkinson tenga una mejor calidad de vida a través de diferentes terapias como la ejercitación física, terapia emocional y ocupacional.